Agronomia Tropical. 28(1): 2-18


EVALUACION DEL ESTADO NUTRICIONAL DEL MANGO (Mangifera indica L.) Y EL AGUACATE (Persea americana Mill) Y DISTRIBUCION RADICULAR DEL MANGO CULTIVADO EN LOS SUELOS DE LAS MESAS ORIENTALES DE VENEZUELA

LUIS AVILAN R. (1), O. CHAURAN (2) y M. FIGUEROA (l)
(1) Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias CENIAP
(2) Centro de investigaciones Agropecuarias de la Región Nor-Oriental CIARNO
Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Ministerio de Agricultura Y Cría

Fecha de Recepción: 16-8-77


INTRODUCCION

El mango (Mangifera índica l.) y el aguacate (Persea americana Mill) constituyen unos de los frutales más difundidos en el país, ocupando respectivamente una superficie de 6.102 y 12.457 hectáreas bajo cultivo (MAC. 1975). Tomando en consideración los lineamientos del Plan Frutícola Nacional tendientes a la intensificación y el aumento inmediato de las plantaciones existentes en las regiones donde está comprobada la adaptabilidad y rendimiento de las especies allí cultivadas (ARAQUE. 1973), se hace necesario, incrementar la información básica para su implementación.

En la Estación Experimental de Guanipa desde 1965, se ha venido realizando la introducción, estudio y selección de variedades a fin de orientar las nuevas plantaciones comerciales. El presente estudio tuvo como finalidad determinar el status nutricional así como otras informaciones como la distribución radicular indispensables para el establecimiento de futuros proyectos de fertilización.

REVISION BIBLIOGRAFICA

La introducción, estudio y selección de variedades de estas especies frutales fue iniciada hace 12 años en la Estación Experimental de Guanipa, con 35 variedades de mango y 20 variedades de aguacate. Las variedades que han presentado mayores posibilidades para el cultivo comercial, han sido en el mango: Rosa, Bocado, Smith, Harris Sdg y Tommy-Atkins. Para el aguacate son la Booth-1, Nelan, Simmonds, Pollock, Russell, Fairchild, Fuchsia, Santa Ana, Hall y Cook (M.A.C. 1973).

Estudio sobre nutrición y fertilización de estos cultivos en el país son escasos, AVILAN (1971, 1974) y AVILAN y FIGUEROA (1977) en mango, reportan resultados sobre las variaciones en las hojas de los elémentos (N. P. K y Ca) a través de un ciclo de producción y la respuesta a la fertilización nitrogenada observadas en suelos de la serie Maracay (orden Mollisoll) en la zona Central del país.

Estos resultados señalan que los períodos de floración o inicio de formación de los frutos son los períodos más críticos dentro del ciclo de producción. Así mismo para estos suelos, la aplicación de 80 KgN/ Ha, 30 - Kg/ P2 O5 /Ha y 30 Kg/K2 O/Ha en árboles en plena producción de las variedades KENT y SMITH incrementaban los rendimientos en un 50% con respecto al testigo (sin fertilizar). Un contenido foliar alrededor de 1.3% de nitrógeno determinado en hojas fisiológicamente maduras (3era o 4 hoja) en brotes que no estén en crecimiento ni en floración durante la época de plena floración, se considera "adecuado" En relación a la época de aplicación de fertilizante nitrogenado (antes, durante y después de floración) no se observaron diferencias significativas en los rendimientos, siendo esto motivado al gran desarrollo radicular que en estos suelos presenta el cultivo (AVILAN 1974).

En aguacate AVILAN y FIGUEROA (1973 - 1977), reportan los resultados obtenidos en una evaluación del status nutricional mediante el análisis foliar de las variedades del huerto de Introducciones del CENIAP, donde se evidenciaba que el potasio era el elemento limitante en la obtención de altos rendimientos, así como también la respuesta observada a la fertilización con potasio del cultivo en estos suelos.

WOLFE et al (1969) establecen de acuerdo a algunas experiencias, que, los niveles adecuados para el mango de los elementos mayores, según el análisis foliar, tomando como base hojas de 6 mesas de edad son los siguientes: 1,2 a 1,4% de N. 1.0 a 1.2% de K, 0.3 a 0.6% de Mg y 0.1 a 0.2% de P. Para el cultivo del aguacate, EMBLETON y JONES (1966) establecieron los niveles para los diferentes elementos, los cuales de acuerdo a los resultados obtenidos por AVILAN y FIGUEROA (1977) se adaptaron bien a nuestras condiciones.

MATERIALES Y METODOS

La región, de acuerdo a EWEL y MADRID (1968), pertenece al

Bosque Seco Tropical, con una vegetación típica de la sabana y presentando una elevación aproximada de 270 m.s.n.m., caracterizada por una estación lluviosa, concentrada en los mesas de mayo a diciembre con un promedio anual de 1.100 mm y una temperatura media anual de 25 C. LUQUE y TENIAS (1974) mapearon varias unidades de suelo, siendo las de mayor ocurrencia en la zona del presente estudio, las designadas como Guanipa 1 (Typic Paleustults) Guanipa 2 (Arenic Haplustox) y Guanipa 3 (Typic Haptustox). En general son suelos de textura arenosa, desaturados, de capacidad de intercambio de baja a muy baja y las arcillas son de tipo caolinítico (LUQUE, 1975). Desde el punto de vista de fertilidad, las tres unidades de suelo presentan las mismas limitaciones, caracterizada por su pobreza en elementos nutritivos (LUQUE y AVILÁN, 1976).

Se realizó el muestreo en mango de 68 árboles adultos (10 a 11 años de edad) de las variedades Haden, Sensation, Zill, Kent, Tommy-Atkins, Springfels, Manzana, Irwin, Bocado, Manga Criolla, Carrie, Sandersha, Rosa, Fresa, Yulie, Canfor y Graham. En aguacate se efectuó en 20 árboles de las variedades Pollock, Russell, Fuchisa, Farchild, Cook, Hall, Prince, Lula, Taylor, Booth-1 y linda, del huerto de introducciones de variedades de la Estación Experimental de Guanipa.

Las variedades de ambos cultivos se encuentran injertadas sobre un patrón común, siendo para el mango el criollo "Hilacha" y para el aguacate un tipo criollo de la raza antillana. Los huertos fueron plantados utilizando el trazado en cuadro y con una distancia de siembra de 12 m para el mango y 8 m para el aguacate.

Para la fertilización de los huertos, desde hace varios años, se ha venido aplicando la fórmula 12-24-12, empleándose en la actualidad para el mango 6 Kg/planta/año, en forma faccionada (1 1/2 Kg por aplicación) durante los mesas de enero, abril, julio y octubre. En aguacate, se empleo la misma fórmula a razón de 5 Kg/planta/año en forma fraccionada (1 1/4 Kg por aplicación) durante los mismos mesas antes citados.

La técnica de muestreo foliar empleada para el mango, fue la establecida por KENWORTHY (1964), realizándolo en hojas maduras fisiológicamente, de brotes que no estaban ni en crecimiento ni en floración, en la etapa de plena floración del cultivo. En el aguacate se tomaron hojas maduras fisiológicamente (pecíolo + limbo) en brotes normales y recientes. Para ambos cultivos, en el muestreo se tomaron unas 20 hojas de la parte media y alrededor de toda la cope, para cada uno de los árboles considerados.

Las muestras foliares fueron analizadas luego de molidas y secadas en estufa a 70 C. Empleándose para la determinación de el nitrógeno el método de Kjeldhal. Por combustión húmeda nítrica - perclórica y en el extracto se determinaron, el Fósforo por fotoclorimetría usando el reactivo del vanadato molibdato de amonio, el potasio por fotometría de llama y los elementos Calcio y Magnesio por el método del EDTA. Se realizó un muestreo de suelo con fines de fertilidad a diferentes profundidades los cuales fueron analizados de acuerdo a la metodología establecida por el laboratorio de Suelos del CENIAP (CHIRINOS et al 1977).

Observaciones complementarias como obtención de los rendimientos expresados en número de frutas y peso de fruto por planta, así también otros aspectos como la apariencia general de los árboles, fueron realizados a objeto de obtener una visión más complete del desenvolvimiento de los cultivos en la región.

RESULTADOS Y DISCUSION

Los resultados promedios por variedad del análisis foliar, efectuados en el mango se presentan en el Cuadro 1, expresados en por ciento de materia seca a 70 C, así como también los rendimientos promedios (número y peso de frutos por planta) y el período de cosecha de las mismas.

De acuerdo a los mismos, puede apreciarse que los niveles de Nitrógeno variaron entre 1.57% y 1.02% con un promedio general de 1.32% el cual se considera en el mango dentro del mango de "adecuado". En general en la zona es común observar la deficiencia de este elemento, presentando las plantas una coloración amarillenta y poco desarrollo. Análisis foliares realizados en estas plantas deficientes presentaron un tenor de 0.69% de este elemento.

Los niveles de fósforo en general son bajos, variando entre 0,05% y 0.10%, con una media general de 0,08%, nivel que de acuerdo a WOLFE et al (1969) se encuentra por debajo del establecido como "adecuado" (0,1% a 0,2%).

SEN et al (1974) citado por EMBLETON y JONES (1966) determinó en plantas de mango Langra, cultivados durante 6 años en un media carente de fósforo, que los niveles foliares eran de 0,09%. Por otra parte ROY y et al (1951) tomando como base, la pequeña disminución de los contenidos de fósforo en el suelo, constatada a través de análisis de suelo en diferentes períodos, concluye, que el mango es un cultivo poco exigente en este elemento.

Tomando en consideración la pobreza de estos suelos en este elemento (ver Cuadro 2) y sus características mineralógicas (arcillas del tipo caolinítico) se observe, que a pesar del nivel de fertilización fosforada aplicado, es poco aprovechable por la planta debido a la poca distribución radicular que presenta el cultivo en las capes superficiales en estos suelos, la cual se discute mas adelante.

Los tenores de potasio variaron entre 0,44%y 0,97% con una media general de 0.62% . Estos niveles de acuerdo a WOLFE et al (1969) son bastante bajos, el cual considera "adecuado" entre 1,0%a 1,2%. AVlLAN (1974 - 1977) reporta rendimientos promedios de 860 frutos/ planta y 350 Kg/planta obtenidos en ensayos de campo durante varios años, considerándose bastante satisfactorios, con las variedades Kent, Smith y Zill, donde los niveles foliares del potasio variaron alrededor de 0.4%.

Cuadro N 1. Resultados, promedios por variedad, del análisis (*) foliar rendimientos promedios y epoca de cosecha de 68 arboles en plena producción de las variedades de mango cultivadas en la Estación Experimental de la Mesa de Guanipa.

Variedades

Elementos expresados en % de materia seca a 70 c

Rend. Promedios

Epoca de cosecha

 

N

P

K

Ca

Mg

N -F/Arbol

KgF/Arbol

 

Sandersha

1,36

0,09

0,70

1,61

0,24

431

100

junio - sept.

Haden

1,32

0,07

0,59

2,33

0,28

290

177

agost. -octu.

Julie

1,57

0,10

0,75

0,70

0,24

242

69

mayo -sept.

Irwin

1,20

0,07

0,63

1,41

0,35

550

218

junio-octu.

Sensation

1,02

0,05

0,65

1,73

0,28

220

180

junio-novi.

Zill

1,15

0,08

0,53

1,15

0,34

411

146

mayo-octu.

Bocado

1,36

0,08

0,97

0,81

0,34

799

97

mayo-juli.

Manga Criolla

1,25

0,09

0,63

1,31

0,22

618

161

mayo-sept.

Rosa

1,49

0,10

0,78

1,32

0,24

482

138

mayo-agos.

Graham

1,24

0,08

0,45

1,37

0,35

304

150

junio-novi.

Fresa

1,41

0,08

0,46

1,85

0,22

687

116

mayo-octu.

Carrie

1,48

0,08

0,51

1,1 2

0,18

374

116

mayo-sept.

Manzana

1,13

0,07

0,48

1,91

0,31

622

220

junio-octu.

Canfor

1,28

0,09

0,68

0,73

0,23

318

125

mayo-juli.

Kent

1,42

0,09

0,72

1,36

0,35

207

138

julio-novi.

Tommy Atkins

1,42

0,07

0,44

1,64

0,34

221

116

agos.-octu

Springfels

1,43

0,07

0,59

1,91

0,24

166

125

juli-octu.

Muestras de Otros Huertos

0,69

0,06

0,23

1,98

0,22

 

 

 

Media

1,32

0,08

0,62

1,41

0,28

426

140

 

Desvia. Standard de la Media

1,51-1,13

0,10-0,06

0,86-0,38

2,03-0,79

0,37-0,19

 

 

 

 

{*} = analisis realizados por el Laboratorio de Suelos del Instituto de Investigaciones Agricolas Generales del Ceniap - Fonaiap.

Cuadro N 2 Resultados de los análisis de suelo con fines de fertilidad, realizados a diferentes profundidades en el huerto de introducción de la Estación Experimental de la Mesa de Guanipa.

 

 

Muestras y profundidad

Análisis

1

2

3

4

5

6

 

0 - 15

15 - 40

0 -20

20-40

0?30

30 -60

Textura

Arenosa

Franco Arenosa

Arenosa

Arenosa

Arenosa

Franco Arenosa

Fósforo ppm (1)

2

2

4

4

2

1

Potasio ppm (1)

28

20

32

24

32

28

Calcio ppm (2)

20

20

52

54

40

16

Nitratos ppm

12

6

15

7

9

8

Mat. Org.. %

0,77

0,58

0,60

0. 47

0,90

0. 77

Ph 1:2,5 en agua

5,1

4,9

5,5

5,4

5,5

5,6

(1) = Fósforo y potasio extraídos con NaHCO3 0,5M y pH 8.5 relacion relacion suelo estractora 1:20.

(2) = Calcio Y Nitratos Extraídos con CH3COONa 0.125 M Y pH 4.2 . Relacion Suelo Estractora 1:2.

SMITH y SCUDDER (1952) en soluciones nutritivas con las variedades Haden y Zill para el tratamiento sin potasio, reporta un nivel de 0,25% y para el tratamiento complete 0,97% en hojas de 6 mesas de edad. Sen et al (1974) citado por EMBLETON y JONES (1966) en mango Langra, reporta niveles de 0.29% para el tratamiento menos potasio y 0.63% para el tratamiento fertilizado con NPK.

Los análisis de suelo (Cuadro 2) reportan un bajo contenido de este elemento en los suelos, por lo cual se considera que el nivel de fertilización empleado es satisfactorio, tomando en consideración los niveles de producción.

El calcio varió entre 0,73%y 2,33% con una media de 1.41%. SMITH y SCUDDER (1952) reportan para plantas cultivadas en soluciones carentes en este elemento un nivel de 0.37% y para el tratamiento completo un nivel de 0.97% . Los suelos de la región se caracterizan en general por poseer bajos contenidos de este elemento (Cuadro 2). Sin embargo problemas de "Soft-nose" no han sido detectados a pesar del bajo contenido de calcio y el programa de fertilización que se está aplicando.

SMITH y SCUDDER (1952) reportan que la deficiencia del magnesio ocurre cuando el nivel foliar es de 0.09% . Los niveles encontrados variaron entre 0.18% y 0.35% con una media general de 0.28% . Por otra parte, MALO (1966) señala que el magnesia no es tan crítico para el mango y el aguacate como lo es para algunos cítricos.

SMITH y SCUDDER (1952) manifiesta que una de las causes por la cual el mango difícilmente presenta síntomas de deficiencias nutricionales es motivado a poseer un muy eficiente sistema de absorción radicular. Observaciones sobre la distribución radicular del mango en estos suelos fueron realizados (AVILAN, 1972) empleando el método de la "Trinchera" descrito por KOLESNIKOV (1971) cuyos resultados se reportan a continuación.

En el Cuadro 3 y el Gráfico 1 puede observarse que la mayor concentración radicular lateral, especialmente de las raíces de diámetro inferior a 0.5 cm. se ubican a 1.5 m. del bronco. A las distancias laterales de 3 m y 4.5 m del bronco, las concentraciones decrecen en el mismo sentido, siendo contabilizados 241 y 226 raíces respectivamente, destacándose la ausencia de raíces gruesas (entre 2 cm. de diámetro) en el perfil mas alejado.

En el sentido vertical se determinó que la mayor concentración radicular se ubica entre los 30 cm. y 90 cm. de profundidad, característica común para las diferentes distancias laterales muestreadas. A pesar de que la textura no varía a través del perfil (textura arenosa) se observe sin embargo, que la distribución de las partículas mas fines del suelo presentan una pequeña variación que puede ser la cause de la misma.

Los contenidos de limo y arcilla entre los 30 cm. y 120 cm. de profundidad se incrementan notablemente en el perfil alcanzando su mayor volumen alrededor de los 90 cm. Existiendo en estos estratos una mayor capacidad de retención de humedad en comparación a otros estratos del perfil del suelo el desarrollo radicular sera mayor, tomando en consideración el manejo del cultivo (sin riego) y las características pluviométricas de la región.

Las raíces de mayor grosor (mayores de 2 cm.) se encuentran localizadas muy cercanas al bronco, dirigidas hacia abajo con una ángulo de 45 con respecto a la superficie del suelo. De igual forma se observó que algunas raíces de grosor intermedio (entre 2 cm. y 0.5 cm.) se dirigían de los estratos intermedios hacia la superficie donde se ramifican.

Las tendencias observadas en las raíces de mayor grosor, se podría explicar en función de la obtención de agua (hidroptropismo) de las capas mas profundas del suelo. En el segundo case, METRO y BEAUCORPS. (1958) en poblaciones de Eucaliptos (Eucalyptus camuldulensis) en suelos arenosos de Rharb, observaron esta misma tendencia, señalando la intensa exploración que realizan las raíces de la superficie humífera del suelo. En nuestro case, debe señalarse como cause la práctica de la fertilización que se emplea (localización del abono superficialmente). HENIN et al (1972) menciona que las raíces no manifiestan hablando con propiedad "quimiotropismo" en el sentido de que no son atraidas por un horizonte enriquecido, pero en él, se desarrollan más abundantes.

Los bajos niveles de fósforo observados en las plantación pueden ser debidos al bajo volumen radicular superficial y la alto capacidad de fijación de este elemento por estos suelos, a pesar de la eficiencia radicular del cultivo señalada por SMITH y SCUDDER (1952).

Los rendimientos en general variaron entre 166 a 799, con una media de 426 frutos por planta y entre 69 a 220 con una media de 140 Kg/ planta. Las variedades que más se destacan por sus rendimientos son: Haden, Irwin, Sensation, Manga Criolla y Manzana. Tomando como base los rendimientos observados para estas mismas variedades en el huerto de Introducciones del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias (CENIAP, 1977) ubicado en la región Central del País. Los mismos son marcadamente inferiores.

En el Cuadro 4 se presentan los resultados del análisis foliar realizado en once variedades de aguacate. Los niveles de nitrógeno variaron entre 1.49% y 2.04% con una media general de 1.86% . EMBLETON y JONES (1966) establecen "adecuado" entre 1.6% y 2.0%, encontrándose los valores obtenidos dentro del rango, a excepción de la variedad Lula (1.49% ) la cual presentó además el tenor más elevado de potasio (1.14%). LACCEUILHE et al (1968) observó la tendencia de incrementarse los niveles de potasio en las hojas de plantas carentes en nitrógeno.

Cuadro N 3: Distribucion radicular de un mango Haden de nueve años ubicado en un suelo Quartzipsamments (Luque 1.977) de la Mesa de Guanipa. resultados expresados en diámetro radicular (cm), numero de raices y por ciento para cada uno de los horizontes. radio de copa 4,00 m.

 

 

Distancias al tronco

 

50 cm

1,5 m

3.0 m

4,5 m

 

Diámetro radicular (cm)

Diámetro radicular (cm)

Diámetro radicular (cm)

Diámetro radicular (cm)

Profundidad (cm)

>2

2-0,5

<0,5

>2

2-0,5

<0,5

>2

2-0,5

<0,5

>2

2-0,5

<0,5

 

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

n

%

0-12

0

-

0

16,6

36

19,8

0

-

0

-

37

12,7

0

-

0

-

47

19.8

0

-

0

-

68

30

12-30

0

-

1

16,6

31

17,1

0

-

2

50,0

43

14,8

0

-

2

50,0

24

10,1

0

-

0

-

42

18,5

30-50

3

42,8

1

16,6

33

18,2

0

-

4

 

62

21,3

0

-

1

25,0

73

30,8

0

-

0

-

40

17,6

50-90

2

28,5

1

16,6

23

12,7

0

-

4

25,0

95

32,7

0

-

1

25,0

77

32,4

0

-

0

-

49

21,6

90-120

1

14,2

1

-

19

10,4

0

-

0

-

24

8,2

0

-

0

-

9

3,8

0

-

0

-

15

6,6

120-145

0

-

0

-

9

4,9

0

-

0

-

7

2,4

0

-

0

-

4

1,6

0

-

0

-

12

5,3

145-170

1

14,2

2

33,3

25

13,8

0

-

0

-

22

7,5

0

-

0

-

3

1,2

0

-

0

-

0

-

170+

0

-

0

-

5

2,7

0

-

0

-

 

-

0

-

4

-

237

-

0

 

0

 

226

-

n raices

7

 

6

 

181

0

 

 

4

 

290

 

 

 

 

 

241

 

 

 

 

 

226

 

total

 

 

 

 

194

 

 

 

 

 

294

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fig. N 1. Distribución radicular de un mango Haden de 9 años ubicado en un quartzipsamments en la Estacion Experimental de Guanipa (Edo. Anzoátegui.)

Los tenores de fósforo variaron entre 0,08 y 0.11% con una media de 0.09%. El potasio presentó una variación entre 0.51%y 0.98% siendo la media general de 0.74~ Calcio y magnesia de igual forma que los anteriores elementos , presentaron tenores que se encuentran dentro de los rangos establecidos como adecuados por EMBLETON y JONES (1966). Se observe sin embargo, durante el período seco de la región, un desecamiento de las hojas en su punta y en cases severos se afecta gran parte de la lámina, lo cual puede estar asociado a la aplicación del fertilizante durante la misma época. La falta de un adecuado sistema de riego y la alta susceptibilidad de las raíces del aguacate a las altos concentraciones salines, señaladas por JACOB y UEXKULL (1964), pueden ser la cause del problema. Por lo cual sería recomendable incrementar el número de aplicaciones, reduciéndose así la cantidad de fertilizante por aplicación.

El síntoma foliar antes descrito según RAZETO (1970) corresponde a lo causado por la toxicidad del cloro, señalando además, que el aguacate es muy poco tolerante a él mismo. Tomando en consideración que un alto porcentaje de las formulaciones que se emplean en Venezuela, utilizan como fuente de potasio, el cloruro de potasio, debe tenerse presente este elemento.

Los rendimientos observados en general son bastantes bajos, cuando comparados con los obtenidos en la región Central del País en las mismas variedades. Hecho asociado al poco e irregular desarrollo de la copa de los árboles, causado por los fuertes vientos que caracterizan la región, dada la topografía plana de la misma. Por ello es necesario el establecimiento de cortinas rompe vientos en la instalación de futuros huertos tomando en consideración la marcada sensibilidad a la acción mecánica del viento por este cultivo, lo cual también incide en la caída de un alto porcentaje de flores y frutos chicos (MORIN, 1967).

CONCLUSIONES

1) los niveles foliares determinados para los cultivos de mango y aguacate se encuentran en general ubicados entre los rangos considerados como "adecuados" por algunos autores.

2) los bajos rendimientos observados por los cultivos se deben entre otros factores; a la falta de un adecuado sistema de riego y la carencia de cortinas rompe vientos, afectando este último mas severamente el cultivo de aguacate.

3) En relación a la distribución radicular del mango en estos suelos, las mayores concentraciones radiculares determinadas fueron lateralmente a 1,5 m. del bronco y verticalmente entre 30 cm. y 50 cm. de profundidad, influyendo notablemente la variación textual de los suelos.

Cuadro N 4. Resultados promedios de análisis foliar de once variedades de aguacate cultivados en la Estación Experimental de la Mesa de Guanipa.

 

Variedades

Elementos Expresados en % de Materia Seca A 70 C.

 

N

P

K

Ca

Mg.

Russell

1,87

0,09

0,73

0,69

0,50

Booth-1

2,04

0,11

0,68

1,63

0,52

Lula

1,49

0,09

1,14

0,31

0,36

Taylor

1,76

0,08

0,51

1,93

0,65

Hall

2,00

0,09

0,66

1,50

0,47

Cook

1,95

0,09

0,58

0,71

0,56

Fuchsia

1,87

0,10

0,98

1,26

0,38

Prince

1,91

0,09

0,72

1,33

0,34

Fairchild

1,77

0,09

0,50

1,67

0,83

Linda

2,00

0,11

0,95

1,43

0,74

Pollock

1,80

0,10

0,75

1,,25

0,35

Promedio General

1,86

0,09

0.74

1,51

0,51

 

RESUMEN

Se realizó la evaluación del estado nutricional de las variedades de mango (Mangifera indica L) y aguacate (Persea americana Mill) del huerto de Introducciones de la Estación Experimental de Guanipa, de la región Nor-Oriental del País. La región se caracteriza por presentar una zona de vida de Bosque Seco Tropical, con una precipitación promedio anual de 1.100 mm concentrada en los mesas de mayo a diciembre y una temperatura promedio anual de 25 C. Los suelos en general son de texturas arenosas, baja fertilidad y arcillas de tipo caolinítico. Las plantaciones tienen unos 11 años de edad, habiéndose empleado como patrones, para el mango el criollo "Hilacha" y para el aguacate un tipo Criollo de la raza antillana. En los últimos 3 años, las plantas han sido sometidas a un plan de fertilización empleando la fórmula 12-2412, aplicándose en la actualidad para el mango 6 Kg/planta/año, en forma fraccionada en los mesas de enero, abril, julio y octubre. Para el aguacate a razón de 5 Kg/planta/año en forma fraccionada durante los mesas antes citados. Los resultados del análisis foliar efectuado para los elementos N. P. K, Ca y Mg nos muestran, que en general se encuentran dentro de los rangos considerados como "adecuados" establecidos para varios autores para los cultivos bajo estudio. Se reportan observaciones realizadas sobre el desarrollo radicular del mango en estos suelos empleando el método de la Trinchera. Donde las mayores concentraciones radiculares determinadas fueron lateralmente del bronco a 1.5 m y verticalmente entre 30 cm y 50 cm de profundidad, influyendo notablemente la variación textual del perfil de la misma. Los rendimiento (número y peso de frutos por planta) cuando comparados con los rendimientos obtenidos en la región central para las mismas variedades son un 50% inferiores. Las variedades del mango Haden, Irwin, Sensation, Manga Criolla y Manzana se destacan entre las más rendidoras; el aguacate Russell y Pollock.

SUMMARY

The mango (Mangifera indica L.) and avocado (Persea americana Mill) nutritional status, was studied, in the orchard located at the Guanipa Experimental Station, which is located at the North east of the country. The North east region ecosystem can be caracterized as a Dry Tropical Forest with an average rainfall of 1100 mm which takes place during May to December. The annual mean temperature is about 25 C. The soils are rather poor with a coarse texture and the clays belong to the kaolinitic type. The orchards are 11 years old. The root stocks from mango are a Apollo type "Hilacha" and for avocado an Antillana race type. The fertilizer there is being used for the last 3 years corresponds to a 12-24-12 composition. The aplication rate for mango is 6 Kg/plant/ year while for avocado is 5 Kgs/plant/year. The fertilization is made n January, April, July and October. The accumulation levels found in the leaves in both species, correspond to the "adequate" level reported by the literature. The results of the observations on the root distribution, suggest that highest concentration of this root system is within a radius 1.5 m wide around the stem and 0.3 to 0.5 m depth. The soil texture variation In profile appears to modify the root distribution. The yields in these orchards, are only 50% of those found in similar ones in the central region of the country.

BIBLIOGRAFIA CITADA

  1. ARAQUE, R. El Plan Fruticola Nacional Consejo de Bienestar Rural. Caracas. 22p. 1973.
  2. AVILAN ROVIRA, l. Cuatro años de fertilización en Mango Mangifera indica L.)en suelos de la serie Maracay. Agron. Trop. 24(2): 97-106. 1974.
  3. AVILAN ROVIRA, l. Variaciones de los niveles de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio en las hojas de mango (Mangifera indica l.) a través de un ciclo de producción. Agron. Trop. 21(1); 3-10. 1971.
  4. AVILAN ROVIRA, l. Sistema radicular del mango (Mangifera indica l.) en suelos de la serie Maracay. Agron. Trop. 22(5): 535-539. 1974.
  5. AVILAN ROVIRA, l. y M. FIGUEROA. Epoca, de la fertilización nitrogenada en el mango (Mangifera indica l.) cultivado en suelos de la serie Maracay (Fluventic Haplustoll) de los Valles de Aragua. Agron. Trop. (En prensa). 1977.
  6. AVILAN ROVIRA, l. y M. FIGUEROA. Estado nutricional del Aguacate (Persea americana Mill) en el huerto de Introducciones del Centro Nacional de Investigaciones Agropecuarias. Proc. Trop. Reg. Am. Soc. Hortic. Sci. 17:29-32. 1973.
  7. AVILAN ROVIRA, L. Estudio del sistema radicular de un Mango Haden de 9 años en el Campo Experimental de Guanipa (Edo. Anzoátegui) 1972 (Sin publicar).
  8. AVILAN ROVIRA, l. y M. FIGUERQA. Efecto de la fertilización con potasio en Aguacate (Persea americana Mill) cultivado en suelos de la serie Maracay (orden Entisol). Agron. Trop. (En prensa).1977.
  9. CENTRO NACIONAL DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS. Informe de Actividades durante 1976. Informe Técnico No. 2. Marzo 1977. 69 pág.
  10. CHIRINOS, A., ISAURA DE ROJAS, R. GONZALEZ T. y R. PEREZ. Aspectos varios de un Programa de Análisis de Suelos con fines de fertilidad. Centro de Investigaciones Agropecuarias, 76 pág. Maracay, 1977.
  11. EMBLETON, T.W. y W. JONES. Avocado and Mango Nutrition En temperate to tropical Fruit Nutrition editor N. CHILDERS. Chapter II, pág. 51-76. 1966. New Brunswick, New Jersey. Horticultural Publications.
  12. EWEL, J. J. y A. MADRIZ. Zonas de Vida de Venezuela Memoria explicativa sobre el mapa ecológico. Caracas. Ministerio de Agricultura y Cría. 264 pág. 1968.
  13. HENIN, S.; R. GRAS y G. MONNIER. El perfil cultural. Trad. C. Roquero de Laburu. Ediciones Mundi-Persa, Madrid, 1972. pág. 342.
  14. KENWORTHY, A. L. Fruit, nut and plantation crops. Desidues and avergeen (Aguide collecting foliar samples for nutrient analysis). Hort. Dept. Michigan State Univ. East Lansing. 1964.
  15. KOLESNIKOV. V. The root system of fruit plants. Moscow, MIR. Publishers. 269 pág. 1971.
  16. LACCEUILHE, J. P. MARTIN-PREVEL y J. CHARPENTIER. Estude des carences minerales chez l'avocatier. Fruits 23(1): 31-43. 1968.
  17. LUQUE, O. y J. TENIAS. Avance de un estudio agrológico semidetallado de la Mesa de Guanipa. CENIAP-FONAIAP-MAC.15 pág. 1974.
  18. LUQUE, O. Génesis de Tres órdenes de suelo de las Mesas Orientales de Venezuela. V. Congreso latinoamericano de la Ciencia del Suelo. Medellín, Colombia. 19 pág. 1975.
  19. LUQUE, O. y L. AVILAN ROVIRA, Clasificación con fines de fertilidad de los suelos de la Mesa de Guanipa. Edo. Anzoátegui En Resumen de Trabajos. IV Congreso Venezolano de la Ciencia del Suelo. 22 al 27 de Agosto. Maturín, 1976. Univ. de Oriente. Sociedad Venezolana de la Ciencia del Suelo. pág. 4. 1976.
  20. MALO, S. Mineral nutrition of avocados and other kopical fruits in south Florida. Proc. of the caribean Region Am. Soc. Hort. Sci. 10:101-107. 1966.
  21. METRO, A. y G. BEAUCORPS. Influencia de las poblaciones de Eucaliptos sobre la evalucción de los suelos arenosos de Rarb. Fertilite 4:3-13. 1958.
  22. MINISTERIO DE AGRICULTURA Y CRIA. Anuario Estadístico Agropecuario. Caracas. 1977. Cuadros 327 y 342.
  23. MINISTERIO DE AGRICULTURA Y CRIA. Anuario de Investigaciones Agropecuarias. Separata de la Memoria y Cuenta del M.A.C. Maracay 1973. pág. 192-194.
  24. ROY, S., P. MALLIK and B.N. De. Manuring of the mando (Mangifera indica l.) Am. Soc. Hortic. Sci. 57:9-16. 1951.
  25. SMITH, P. y K. SCUDDER' Some studies of mineral deficiency symptoms in mango. Proc. Florida. Mango Forum. 21-27. 1952.
  26. WOLFE, H., EVAN OORDT., R. FIGUEROA y R. FRANCIOSI. El cultivo del mango en el Perú. Ministerio de Agricultura y Cría. Boletín Técnico No. 74. Lima-Perú. 39 pág. 1969.
  27. RAZETO B. Nutrición mineral del duraznero y Manzano en Chile. Bol. Técn. Est. Exp. Agron., Univ. Chile. 32. 1970.
  28. JACOB, A. y H. UEXKULL. Fertilización. Nutrición y abonado de los cultivos tropicales y sub-tropicales Traduc. L. López Martínez de Alba. Veenman & Zonen N. V., Wageningen Holanda. 1964.626 p.
  29. MORIN, CH. Cultivo de frutales tropicales liberia A. B. C., lima-Perú. 1967. 448